Jugar el largo plazo

Complicado, pero merece la pena. Mirar a los lejos, teniendo claro o no los objetivos. A veces da miedo y asusta. Otras el futuro lejano lo miramos con esperanza. Jugar el corto plazo es más sencillo ¿verdad?

A corto plazo vamos una cosa tras otra, sobrevolando a toda velocidad la rutina. Toda toma de decisiones es más sencilla así. Que si el trabajo, el entrenamiento, rehabilitación, clases, exámenes o lo que se tercie.

Kahneman ya explica en su libro Pensar rápido, pensar depacio que tenemos 2 sistemas en el coco, el 1 y el 2, que son complementarios. El sistema 1, rápido, intuitivo y emocional nos ayuda a automatizar decisiones, mientras que el sistema 2, lento, reflexivo y racional, supervisa a veces las decisiones del sistema 1. A corto, muchas veces polarizamos (dramatizamos o ensalzamos) las decisiones, llevamos por el sistema 1. No siempre eso es malo, pero tampoco óptimo.

Photo by Monstera on Pexels.com

Y si este último año nos ha hecho valorar y vivir más el presente, a mi también me ha enseñado a enfocarme en el largo plazo. Porque las decisiones que parecen buenas a corto plazo no siempre son tan buenas si miras a largo. Pillar el primer tren que pasa (sea un trabajo, una pareja, un amigo) por un tiempo suele ser genial. ¿A largo? Depende.

Mirar a largo plazo es pausarse. Es vivir con incertidumbre, acostubrarse a ella. Más si eres autónomo. Disfrutar del camino. Remontar un partido es brutal, pero mucho más remontar un campeonato. Y uno viene de un año, en que quien más quien menos, se nos ha hecho cuesta arriba. Alguno ha acabado medio majara, o tocado del ala. Normal.

Photo by Flo Maderebner on Pexels.com

Algunos este año, tocando revisión, nos pusimos grandes objetivos a 5 años vista. Te animo a hacer lo mismo. Con calma, cuando puedas. Volviendo donde estaba, viniendo de estados anímicos en 2020 que bien pueden reflejar Stay Homas o Daft Punk, la remontada anímica era toledana. Pero los que creemos en la regresión a la media (todo lo que sube, baja y viceversa) nos llenamos entonces de paciencia. En dosis a granel. Respiramos, miramos a lo lejos, hacia 2026, marcamos qué camino vamos a andar, y para adelante. ¡La fe hará resto!

¡síguenos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: